Sexualidad y COVID-19

1. Sepa cómo se propaga COVID-19.

• Puede adquirir el COVID-19 de una persona que lo tiene.

  • El virus puede propagarse a personas que se encuentran a menos de 2 metros de una persona con COVID-19, cuando esa persona tose o estornuda.
  • El virus puede propagarse a través del contacto directo con su saliva o moco.
  • La persona infectada por el COVID -19 puede no presentar ningún síntoma.

• Todavía tenemos mucho que aprender sobre COVID-19 y el sexo.

  • El COVID-19 se ha encontrado en heces de personas infectadas con el virus.
  • El COVID-19 aún no se ha encontrado en semen o fluido vaginal.

 • Recuerde que el COVID se transmite por contacto íntimo con otra persona y que la saliva puede transmitirlo. Evite prácticas que conlleven tal riesgo. Tome una decisión que promueva la salud y bienestar, individual y de su pareja. La abstinencia puede ser una alternativa válida mientras perdure la crisis.

2. Tener relaciones sexuales con personas cercanas a usted.

• El autoerotismo es una opción. Existen formas de obtener placer sexual que no implican contacto directo con otras personas. Si utiliza juguetes sexuales asegúrese de lavarlos con agua y jabón.

• La pareja más segura es la pareja con quien conviva. Tener contacto cercano —incluido el sexo—, con el más reducido número de personas ayuda a prevenir la propagación de COVID-19. Tenga siempre relaciones consensuadas.

• Debe evitarse el contacto cercano, incluido el sexo, con cualquier persona fuera de su hogar. Si tiene relaciones sexuales con otras personas, reduzca al máximo el número de parejas.

• Si generalmente conoce a sus parejas sexuales en línea o trabaja teniendo relaciones sexuales, considere posponer las citas en persona. Las citas virtuales pueden ser una opción.

• Ninguna persona puede ser obligada, violentada o coaccionada a tener relaciones sexuales, si se encuentra en esta situación acuda al servicio de urgencias. Si conoce algún caso denuncie a las autoridades.

3. Tenga cuidado durante las relaciones sexuales.

• Besarse puede pasar fácilmente COVID-19. Evite besar a nadie.

• Los condones y las barreras de plástico pueden reducir el contacto con la saliva o las heces, especialmente durante el sexo oral u anal.

• Lavarse antes y después de tener relaciones sexuales es más importante que nunca.

  • Lávese las manos con frecuencia con agua y jabón durante al menos 20 segundos.
  • Lave los juguetes sexuales con agua tibia y jabón.
  • Desinfecte los teclados y las pantallas táctiles que comparte con otros (para video chat o para cualquier otra cosa).

4. Omita el sexo si usted o su pareja no se sienten bien.

• Si usted o su pareja sospechan tener el COVID-19, evite las relaciones sexuales y especialmente los besos.

• Si comienza a sentirse mal, puede estar a punto de desarrollar síntomas de COVID-19, que incluyen fiebre, tos, dolor de garganta o dificultad para respirar.

• Si usted o su pareja tienen la edad (>60 años) una condición médica previa que pudiera provocar manifestaciones más graves del COVID-19, también es posible que deseen omitir el sexo.

  • Las condiciones médicas incluyen enfermedad pulmonar, enfermedad cardíaca, diabetes, cáncer o un sistema inmunitario debilitado [por ejemplo, tener carga viral del VIH no suprimida (<1.000 copias) y un nivel bajo de células CD4]

Traducción y adaptación del documento generado por New York City Department of Health. Disponible en https://www1.nyc.gov/assets/doh/downloads/pdf/imm/covid-sex-guidance.pdf

Tenga en cuenta que estas recomendaciones pueden variar a medida que evoluciona la situación. (Última actualización: Marzo.27.20)

Sexualidad consciente

¿Qué significa esto de sexualidad consciente? ¿Acaso no soy consciente de lo que hago o lo que hasta ahora he hecho en mi vida sexual? Estamos normalmente buscando respuesta en otras personas o en experiencias de otras personas o en grupos de personas. Sin embargo, no buscamos dentro de nosotros mismos o buscamos poco dentro de nosotros mismos. Y es así que preguntamos a otros: ¿está bien hacer esto? ¿estás de acuerdo? ¿no estás de acuerdo?

¿Cuáles son mis bloqueos respecto a la sexualidad? ¿Qué quiero? ¿Qué es lo que realmente me hace feliz? ¿Por qué? ¿Soy capaz de identificar las causas de mi felicidad en relación a mi sexualidad? A veces sentimos que somos poco felices o medianamente felices, respecto a nuestra vida sexual. En otras ocasiones somos felices y nos sentimos satisfechos pero hay interés por probar nuevas experiencias.

Un primer paso es analizar los juicios preconcebidos que tenemos respecto a lo que quiero en mi vida sexual. Es probable que muchos juicios provengan de mi infancia, el entorno en el que viví o de mis experiencias anteriores.

En este sentido, la sociedad nos limita, nos atrapa. Tendremos que empezar a deconstruir nuestros diálogos internos, para analizar nuevamente, reflexionar, escoger y definirnos otra vez. Este paso es bastante difícil. Es preguntarnos, incluso y sobretodo por lo que consideramos normal. Es preguntarnos por todo aquello que es tabú, lo que esta mal visto, lo rechazado, los motivos de burla y desprecio. Y poco a poco empezar a saber realmente las razones en relación a tal comportamiento.

Es así como nuestra sexualidad se convierte en una forma de autoconocimiento. Los sentimientos que podemos experimentar pueden ser: miedo, culpa y vergüenza. ¿Qué situaciones de mi vida sexual me producen miedo, culpa o vergüenza? ¿Cómo suelo reaccionar? ¿Es repetitivo o sólo sucede a veces o dependiendo del entorno? Y lo más difícil de responder ¿Por qué creo sentir esto?

Una vez sabemos cómo somos, qué queremos sexualmente, podemos encontramos una pareja compatible o encontrar el modelo relacional que queremos para nuestra vida. Tu mundo empieza a cambiar.

¿Cómo interpretamos? Las emociones nacen de la interpretación de la realidad. La interpretación genera neurotransmisores y mi cuerpo es afectado. Esto genera una conducta y así va sucediendo mi vida. Es decir, interpretamos a través de nuestros sentidos y la mente. La interpretación sucede en segundos o milésimas de segundos. Interpretamos, generamos un sensación, de rechazo o aprobación. El cuerpo reacciona, genero una conducta y es así como van sucediendo los hechos en nuestras vidas. Esta secuencia sucede para con todos los aspectos de nuestras vidas, también con nuestra sexualidad.

Así como cada uno de nosotros interpretamos, cada persona de nuestro entorno también interpreta, dependiendo de su mecanismo de interpretación. La sexualidad no es parte de nuestra vida. Es la vida misma. Conectemos con nuestro cuerpo y placer hasta lograr satisfacernos a nosotros mismos, estando solos o en pareja. Sigamos creciendo, evolucionando, conociéndonos y amándonos a nosotros mismos.

Hagamos una y otra vez el ejercicio de preguntarnos ¿Qué quiero? ¿Qué me hace feliz?

Hazlo tú misma

Normalmente disponemos en las tiendas de productos sexuales de diferentes formas, tamaños, colores y precios, pero nos ha tocado vivir el estado de confinamiento durante esta pandemia. Así que, por un lado, puede que no tengamos algún juguete sexual en casa en estos momentos o puede que nos haya dado ganas de probar algo distinto.

Algunas cosas que podemos probar en casa, sin necesidad de gastar y usando bastante nuestra imaginación:

Almohada: estimularte con el roce de una almohada es una buena experiencia. No sólo te ayuda a estimularte sino aprendes a conocer tu clítoris y la región genital.

Roceador de la ducha: sólo poner el roceador de la ducha en tu clítoris y sentirás una sensación agradable. Se utiliza de forma externa y puedes probar con diferentes temperaturas, teniendo cuidado porque te puedes quemar.

Toalla enrollada: esta técnica es similar a la de la almohada pero la presión es un poco mayor. Puedes poner la toalla en una silla, en tu cama o en el suelo y colocarte sobre la toalla. Al igual que con la almohada, esta práctica no sólo te dará placer sino ayudará a que conozcas tu cuerpo.

Brochas: las brochas de maquillaje son ideales para estimular tu clítoris. De seguro tienes alguna que ya no utilizas. Puedes probar a acariciar zonas de tu cuerpo que desees e introducir el mango. Tal vez tengas también cepillos viejos que ya no usas.

Collar de perlas: puedes usar algún collar de perlas y acariciar tu piel, experimentar esta nueva sensación. También puede probar con plumas.

Cepillos de dientes eléctrico: la vibración de un cepillo de dientes eléctrico puede ayudar en caso no tengamos un vibrador. Puedes usarlo con una tela o una toalla y frotar tu vulva o zona genital.

Vegetales y frutas: haz volar tu imaginación con vegetales y frutas que puedes introducir en tu cuerpo. Utiliza siempre un preservativo para mantener la higiene.

Celular: existen aplicaciones para convertir tu celular en un vibrador. Busca por una y prueba estas sensaciones con tu propio celular. Ten cuidado con la higiene. Debes protegerte o proteger el celular con alguna tela.

La lista puede ser infinita. Es cuestión de usar tu imaginación y dar rienda suelta a tu sexualidad. Siempre usando las medidas de higiene para con tu cuerpo. Nuevos lugares y nuevas posturas pueden ayudar a salir de tu rutina. Puedes probar también la masturbación boca abajo, arrodillada o de pie. Recordé la película «Diario de una ninfómana» donde, la protagonista, Val, utiliza una botella de Coca Cola.

Puedes ampliar el termino masturbación con el término de toque amoroso para con tu cuerpo. Tener un espacio íntimo con tu cuerpo y alma, darle amor a tus células, decirles que las amas, dar amor a tu piel, aceptar tu cuerpo. Prueba a hacer esto en diferentes lugares de tu casa. Prueba también hacerlo ante un espejo para que te veas a ti misma, tus expresiones y disfrutes más de tu placer. Es una forma genial de auto-conocimiento y aceptación.