Hazlo tú misma

Normalmente disponemos en las tiendas de productos sexuales de diferentes formas, tamaños, colores y precios, pero nos ha tocado vivir el estado de confinamiento durante esta pandemia. Así que, por un lado, puede que no tengamos algún juguete sexual en casa en estos momentos o puede que nos haya dado ganas de probar algo distinto.

Algunas cosas que podemos probar en casa, sin necesidad de gastar y usando bastante nuestra imaginación:

Almohada: estimularte con el roce de una almohada es una buena experiencia. No sólo te ayuda a estimularte sino aprendes a conocer tu clítoris y la región genital.

Roceador de la ducha: sólo poner el roceador de la ducha en tu clítoris y sentirás una sensación agradable. Se utiliza de forma externa y puedes probar con diferentes temperaturas, teniendo cuidado porque te puedes quemar.

Toalla enrollada: esta técnica es similar a la de la almohada pero la presión es un poco mayor. Puedes poner la toalla en una silla, en tu cama o en el suelo y colocarte sobre la toalla. Al igual que con la almohada, esta práctica no sólo te dará placer sino ayudará a que conozcas tu cuerpo.

Brochas: las brochas de maquillaje son ideales para estimular tu clítoris. De seguro tienes alguna que ya no utilizas. Puedes probar a acariciar zonas de tu cuerpo que desees e introducir el mango. Tal vez tengas también cepillos viejos que ya no usas.

Collar de perlas: puedes usar algún collar de perlas y acariciar tu piel, experimentar esta nueva sensación. También puede probar con plumas.

Cepillos de dientes eléctrico: la vibración de un cepillo de dientes eléctrico puede ayudar en caso no tengamos un vibrador. Puedes usarlo con una tela o una toalla y frotar tu vulva o zona genital.

Vegetales y frutas: haz volar tu imaginación con vegetales y frutas que puedes introducir en tu cuerpo. Utiliza siempre un preservativo para mantener la higiene.

Celular: existen aplicaciones para convertir tu celular en un vibrador. Busca por una y prueba estas sensaciones con tu propio celular. Ten cuidado con la higiene. Debes protegerte o proteger el celular con alguna tela.

La lista puede ser infinita. Es cuestión de usar tu imaginación y dar rienda suelta a tu sexualidad. Siempre usando las medidas de higiene para con tu cuerpo. Nuevos lugares y nuevas posturas pueden ayudar a salir de tu rutina. Puedes probar también la masturbación boca abajo, arrodillada o de pie. Recordé la película «Diario de una ninfómana» donde, la protagonista, Val, utiliza una botella de Coca Cola.

Puedes ampliar el termino masturbación con el término de toque amoroso para con tu cuerpo. Tener un espacio íntimo con tu cuerpo y alma, darle amor a tus células, decirles que las amas, dar amor a tu piel, aceptar tu cuerpo. Prueba a hacer esto en diferentes lugares de tu casa. Prueba también hacerlo ante un espejo para que te veas a ti misma, tus expresiones y disfrutes más de tu placer. Es una forma genial de auto-conocimiento y aceptación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *